jueves, 22 de mayo de 2008

La pintura inacabada




Para todas aquellas cuyas caras y cuerpos sirven de lienzo para el horror



Se quedó admirado del lienzo que estaba pintando. Una golosa sinfonía de frutos rojos orlaba aquella tela. Morado fuerte de arándano, rosa chillón de frambuesa, rojo punzante de fresa...

Él estaba orgulloso de su obra. Triunfante, henchido.

Lo terrorífico, lo espeluznante de esta historia, es que ese lienzo era la piel de su compañera, antes nívea y tersa, y ahora macilenta y lastimada. Eran los rojos y morados frutos de su amor reconvertido en horror. Un hilillo de sangre color guinda seguía corriendo por el lienzo de una cara aterrorizada...

La pintura aún no estaba acabada, desgraciadamente para ella. Aún faltaban brochazos por dar.

5 mordiscos a esta cereza:

Neander dijo...

jamía, qué tétrica

Dr. Krapp dijo...

No sólo las rosas tienen espinas. Me gusta tu lado espinoso, Guinda.

Guinda de Plata dijo...

Creo que el doctor lo ha captado. Hay ocasiones (como ésta, la del maltrato), en que es imposible hablar con dulzura. Las cosas son como son. Ahora, que lo logre o no, ya es otra cuestión... ;-))

Besos para Nean y para el doctor K.

B.

FERMÍN GÁMEZ dijo...

¡Qué forma más poética de expresar el horror del maltrato y la locura del maltratador!

Guinda de Plata dijo...

Gracias por tu comentario, Fermín. Me alegro de que te haya llegado lo que quería expresar, un tema del que ya he hablado en otras ocasiones en esta cajita de cerezas.

Besos,

B.

Template by:
Free Blog Templates