lunes, 5 de mayo de 2008

La espera impaciente






Oculto entre dos mástiles,
mi tesoro ardiente,
aquel por el que suspiras,
ese que alborota tus tardes,
único y exclusivo...
se abre despacio,
con pausada calma,
con inquina casi,
sometiendo tu desvelo
a su antojo.

Tú quisieras verlo ya,
mas...
Mi tesoro oculto entre dos mástiles,
aquel que quema como fuego
pero sabe a rocío fresco,
aún quiere hacerse esperar.

Y lo esperas,
lo esperas,
dulcemente,
delicadamente,
con impaciencia lo esperas...

7 mordiscos a esta cereza:

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Hola Belén:
El Caballero del Alba es una novela que recrea los cinco años que estuvo ausente Juan Diego Martínez de Marcilla (héroe de Los Amantes de Teruel)hasta que regresó y se encontró con la sorpresa de que Isabel acababa de desposarse con el Señor de Azagra...El desenlace de esta trágica leyenda-tradición- historia es harto conocido...
¿Se nota que soy de Teuel? Pero llevo tantos años en Cataluña que ya empiezo a dudar de mi identidad. Por eso me identifico bastante con eso que se llama "cosmopolitismo"...

En cuanto al "tesoro" escondido no tengo la menor duda de que es tan valioso que la espera-esperanzada bien valdrá la pena asumirla.

Un abrazo

El Lobo Feroz dijo...

Siempre vale la pena esperar
Un beso.

ybris dijo...

Eso es lo importante de los tesoros, la ilusión de encontrarlos.
Tus palabras son un hermoso y agradable tesoro.

Besos.

Neander dijo...

turbado me has...

Ulysses dijo...

el tesoro ardienteque se oculta entre dos mástles, que bella metáfora.
Saludos

BELMAR dijo...

bellísimos versos...

Guinda de Plata dijo...

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios y por pararos un ratito a morder estas cerezas y guindas.

Muchas gracias, Luis Antonio, por tu recomendación.

... Y saludos de cereza dulce a los visitantes nuevos. :-))

Besos,

B.

Template by:
Free Blog Templates