lunes, 18 de junio de 2007

Amargas buenas noches


Pocas veces un "Buenas noches" en un foro resultó ser tan amargo...


No tengo muchas ganas de escribir ahora, sinceramente. Es lo único que pretendo. Escribir. Escribir en paz. Pero me quitan las ganas.


Bah, siempre es igual. Siempre es igual. Siempre jodidamente lo mismo. Siempre lo mismo.
No quiero saber más.




6 mordiscos a esta cereza:

Dr. Krapp dijo...

No, no se lo puede permitir, Guinda de plata. No sé puede permitir el hecho de que un foro modifique la más mínima de sus emociones. Sólo es un ordenador que se puede apagar cuando nos sienta mal. Un ordenador donde hay una página entre otros millones de páginas. La gente usa nicks, no usa nombres y la gente es cruel en el anonimato, porque le permite volcar cosas que no volcarían en su vida real. Los mayores provocadores en Internet son luego los más acobardados y atormentados en la vida normal.
Le exhorto Guinda de plata a que cuando algo de lo que hay aquí dentro le duela apague el ordenador, se pegue un pellizco y se diga: ¿le voy a permitir a un don nadie que pueda manejar mis emociones según su voluntad? Luego dese un gustazo en ver lo ridículo de todo y disfrute de la vida: de la luz, del sol, del pescaito y por encima de todo de la paz de espíritu.
Galaicos besos de este doctorcito

Guinda de Plata dijo...

Doctorcito, gracias por pasarse por aquí e intentarlo con esta cura de urgencia.

Cuando tú te hieres a fuerza de meterte en terreno peligroso, te aguantas (por no decir "te jodes") puesto que, con quien fuego juega, termina quemándose.

Pero cuando sabes fehacientemente que te hieren a conciencia, sin tú haberlo buscado, ni el mejor de los bálsamos sirve para curar una herida.

De momento, dejémoslo estar así.

Gracias sinceras por su compañía, Doctorcito.

embolic dijo...

Buenas noches Guinda de Plata.

Sales del bosque

para ver las estrellas

de tus insomnios.


Sal al claro... camina, avanza!

Los monstruos no existen

la luz los espanta.

besos y hasta mañana.

Guinda de Plata dijo...

Hasta mañana, Embolic.

Gracias por tus versos y por hacerme compañía en esta tu casa.

Un beso.

Fauve, la petite sauvage dijo...

Acabo de enterarme del motivo de tu disgusto. Espero que ya se te haya pasado, tienes fuerza para eso y para mucho más, pero si no es así, quiero decirte que por uno o varios idiotas que digan algo con su puñal para herir, hay tropecientos trillones de billones de personitas a los que nos haces felices leyéndote, con esas cosas que escribes tan bonitas, de esa forma tan particular que revelan un ser tan especial. ¿Va a poder uno o dos sobre una multitud? No pierdas ni un segundo de tu tiempo pensando en ellos, no lo merecen.
No malgastes ni un átomo de tu cerebro y mucho menos de tu corazón en banalidades soltadas por ruines sin escrúpulos, envidiosos y grises.
Y luce, guinda. Brilla como tú sabes.
Te invito a un licor, a mí no me gusta pero seguro que contigo sí.
Un beso enorme, Guindadeoro de plata.

Guinda de Plata dijo...

Gracias por ese licor que me ha sentado maravillosamente, igual de bien que tus palabras, tan hermosas.

Gracias, Fauve. Te mando un beso desde el sur.

B.

Template by:
Free Blog Templates