domingo, 19 de agosto de 2007

Esperando



Me quedé ahí, quieta, esperando, vestida con mi insultantemente sutil desnudez y el paño blanco de tus lágrimas de hombre, aquellas que nunca quisiste mostrarme, pero que aprendí a escudriñar en tus ojos azules, inmensos, tristes.

Esta noche, en mi cama, navegaré en el mar de tus ojos.

8 mordiscos a esta cereza:

corsario sin patente dijo...

Un día, Guinda, te llevaré en mi jabeque a recorrer mares de ensueño y a escuchar el dulce son de sus olas.

Guinda de Plata dijo...

Cuando tú quieras, Corsario, aunque cuando leo tus poesías ya viajo.

Y sueño...

corsario sin patente dijo...

Sabe el mar de su frescura
y su atractivo hechizo
que tanto frente le hizo
la Guinda de plata pura.

Guinda de Plata dijo...

Estoy viajando... y soñando...

Gracias, gracias, mi Corsario con patente. Patente para seguir describiendo sueños, poesías, colores y fragancias, mil mares que surcar y mil nubes que divisar desde la cubierta del barco.

Mi Corsario con patente.

corsario sin patente dijo...

Brillan las lágrimas doradas del cálido sol del ocaso derramadas en la tazita de plata cual torrente de brillantes perlas, y no se si veo el más bello rincón del mundo o el más bello rincón del cielo... y una guinda de plata, algo oxidada y ennegrecida, pero de plata al fin, que, cuidandola, acariciandola con un poco de Sidol y no abandonandola, conseguiremos que vuelva a brillar.

Guinda de Plata dijo...

Me has emocionado, pirata... Sabes que me sentí herida en lo más profundo y sí, esta Guinda se ennegreció. Poquito a poquito parece que vuelve a surgir aunque sólo sea para seguir haciendo esto que le encanta y que no es otra cosa que escribir.

Bicos y apertas, amigo.

B.

corsario sin patente dijo...

Te he dejado la primera parte en mi blog

No te olvides nunca de sonreir; pues lo mejor que una persona puede ofrecer es su sonrisa.

Guinda de Plata dijo...

Gracias. Cuando no tengas ganas de hacerlo, me acordaré de tu sabio consejo.

Bicos y apertas.

B.

Template by:
Free Blog Templates