domingo, 6 de julio de 2008

¿Podemos? ¡¡Claro que podemos!! :-)))))))))








Lo confieso: no soy muy futbolera. Pero el domingo pasado sufrí, me emocioné y me desgañité cantando el gol de la selección española que le hacía campeona de Europa.

Pero confieso que el tenis es mi debilidad. Adoro ver tenis (que no jugarlo, pues soy bastante mala), y si es de buena calidad, pues, claro, mejor que mejor. Añoro los partidos de Steffi contra Arantxa, los de Bjorn Borg, Agassi, Edberg... y vibro, alucino, con los de Nadal y Federer.

Me gustan muchísimo más los partidos sobre tierra batida, de ahí que todos los años vibre con el Roland Garros. Los partidos sobre hierba no me llaman tanto la atención, y por eso Wimbledon no me dice demasiado. Pero este año era diferente. Este año todo estaba a favor para que Nadal venciera de una vez a ese maravilloso jugador, ejemplo de elegante caballero en la cancha, que es el suizo Roger Federer. Confieso que desde el principio, a pesar de estar animando incansablemente a Nadal en sus golpes más rotundos (estoy un poco afónica :-), pensaba que Federer iba a alzarse con la copa. Pero no. Rafa ha sacado la furia española del "Podemos"... y ahí lo tenemos, tirado en la hierba londinense, dando una bofetada sin manos gracias a su excelente juego a prácticamente todo el público, que, como es habitual, estaba de lado del suizo. Esa imagen es todo un símbolo, sin duda. Un símbolo de la euforia, de la absoluta felicidad.

Rafa, felicidades, campeón, y por favor, disculpa a los incrédulos, como yo, que veíamos muy complicado que ganaras al caballeroso Roger en la hierba. ¿Ves como sí has podido? :-)))

PD: Por cierto, ¡¡¡¡vaya partidazo!!!!

4 mordiscos a esta cereza:

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Participo de la misma euforia que tú, Guinda. Sin embargo, este año sí que tenía esperanzas de que, por fin, Nadal ganase este trofeo. A decir verdad, viendo cómo fue evolucionando el encuentro, uno pensaba que era injusto que perdiese cualquiera de los dos. Pero creo, de verdad, que el resultado hizo justicia. Nadal gana por juego, por esfuerzo, por tesón, por genilidad. Federer domina la técnica del saque, entre otras, es más cerebral,y, sin quitarle méritos, a mí me resulta ligeramente menos meriotoria que las cualidades que exhibe Nadal.También viví con pasión y nervios este encuentro. No era para menos. Creo que pasará a los anales de la historia del tenis.
Como personas, Roger y Rafa también son ejemplares.
Un abrazo, Guinda

Mamen dijo...

Disfruté.
Creo que ya ha pasado a los anales de la historia y tan joven...
Como personas, los dos, geniales.
Un saludo.

Dr.Krapp dijo...

El tenis tiene poderes hipnóticos sobre mi persona, es decir me genera cierta somnolencia como espectador. No, no lo digo en sentido peyorativo he tenido muchas vivencias con ese deporte casi casi desde la época de Santana siendo un niño. Reconozco que si me pongo a verlo disfruto de sus incidencias pero me tengo que poner. Siempre llevaré en la rutina aquellos partidazos de Borg, por supuesto la memorable final con McEnroe, pero no puedo dejar de alucinar con mis recuerdos infantiles en aquellos partidos de Nastase, Rod Laver o el estrafalario Jimmy Connors.

Guinda de Plata dijo...

Magníficos nombres los que citas, doctorcito. Luis, yo por un lado quería creer que Rafa iba a ganar, por las magníficas condiciones en la que está y la racha imparable que lleva, pero... Federer es mucho Federer, de ahí mis temores. Menos mal que no se cumplieron.

Mamen, muchas gracias por entrar en mi blog y por comentar. Yo también te mando un saludo grande.

Besos,

B.

Template by:
Free Blog Templates