sábado, 14 de julio de 2007

Música para los sentidos




Anoche disfruté como hacía tiempo que no recordaba. En un marco bellísimo, el del Castillo de Santa Catalina, pude degustar, aspirando el olor del césped y con un precioso cielo negro tachonado de estrellas como cúpula, la maravillosa música celta de Alasdair Fraser y Natalie Haas.




Siempre me ha encantado ir a conciertos, porque adoro la música y de hecho forma parte de mi vida desde mucho antes que empezara a trabajar en la Cadena SER con tan sólo 16 años, hace ya... unos cuantos años. Poseo una gran cantidad de discos de vinilo, de los cuales no pienso deshacerme, a pesar del espacio que ocupan en casa, he pinchado unas cuantas veces alternando vinilos y discos compactos, conecto mi mp3 cada mañana al subirme al autobús a las 7.30 para ir a trabajar y cuando me subo de nuevo a las 15.00 al volver a casa, procuro poner música relajante mientras escribo o hago otras tareas... La música forma parte de mí, me encanta que me envuelva y de hecho espero que no deje nunca de hacerlo porque sencillamente no concibo la vida sin música.




Digo que siempre me ha gustado mucho ir a conciertos, tanto de mi pasión, que es la música clásica, como de todo tipo. He bailado como la que más en conciertos de pop y rock, he disfrutado en sesiones de ese house que tanto me gusta bailar, se me han saltado las lágrimas oyendo a una descalza Dulce Pontes sobre el escenario, o he golpeado mis muslos con las manos siguiendo el ritmo endiablado de esos chicos portentosos que forman Mayumaná, grupo que he visto dos veces en directo y veré todas las veces que pueda.




Ya había asistido en alguna que otra ocasión a conciertos de música celta y, si hay algo que me gusta de ellos, independientemente de la belleza de las melodías, es esa empatía que siempre hay entre intérpretes y público. Esa complicidad, esas caras de felicidad mientras se baten palmas o se mueven los pies marcando el ritmo, no tienen precio.




Anoche la magia celta estuvo presente en el concierto al que asistí. Fui sola, como hago tantas veces, algo que al principio de hacerlo me cortaba y me daba vergüenza, pero algo también a lo que fui acostumbrádome con el tiempo y terminó encantándome. Podía haber ido con alguien, pero fui sola y eso me gustó, sí, como siempre.




El concierto de anoche lo ofrecieron el violinista escocés -licenciado en Físicas, por cierto- Alasdair Fraser, y la violonchelista californiana Natalie Haas. El virtuosismo de ambos no lo voy a descubrir aquí, pero sí decir que me pareció una forma bellísima de aunar ambos instrumentos. El chelo es mi instrumento favorito, aunque el violín también me parece fascinante. La unión de chelo y violín no es nada nueva, pero lo de anoche sonaba a fresco, a vital, a lleno de energía. Vitaminas en forma de música, jaleada y bailada por todos aquellos que abarrotaron el recinto y que sonreían, entusiasmados, en muchas ocasiones, y cerraban los ojos, conmovidos, en otras tantas. Jigas, canciones tradicionales, otras con sabor a jazz... Vaya ensalada maravillosa lista para degustar y saborear.




Alasdair Fraser y Natalie Hass, son, sin duda, música para los sentidos: una deliciosa manera de pasar una calurosa noche de julio. La próxima cita la tendré con mi adorada Cesárea Évora, el 27 de este mes. Me esperará, sin duda, una noche intensa y llena de emoción.

10 mordiscos a esta cereza:

Dr. Krapp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chamán Triste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jose dijo...

Hola, me llamo jose y estuve tambien viendo a alasdair fraser y natalie en el castillo el viernes.
Te escribo porque he utilizado un extracto de tu comentario sobre el concierto para añadirlo a mi web.
http://sanvean11.spaces.live.com/
Espero y deseo que no te haya molestado esta licencia que me he tomado, pero es que suscribo totalmente tu crónica.
Un saludo
jose

Guinda de Plata dijo...

Hola, Jose. No me molesta en absoluto. Al contrario, me ha encantado que te hayas pasado por aquí y que te haya gustado la crónica, aunque me pica un poquillo la curiosidad, y me encantaría saber cómo has llegado hasta esta cajita de cerezas y guindas.

He ido a tu página y está muy bien, como ves me encanta la música y veo que tu blog está dedicada a ella.

Gracias por compartir tu tiempo aquí y pásate cada vez que quieras.

jose dijo...

Hola Guinda de plata !!
muchas gracias por tu amabilidad, es de agradecer. Pues bien, el dar con tu maravilloso blog fue casualidad. Iba buscando una crónica del concierto de alasdair, pues suponía que en alguna edición digital de cadiz vendría alguna referencia. La realidad, nada de nada, no fuí capaz de encontrar ninguna alusión al concierto, digamos, que de manera oficial,así que navegando navegando pues encontré tu comentario que me gustó tanto y me sentía tan identificado (y ya no sólo por la calidad del concierto, sino por otras cuestiones a las que haces referencia en el artículo ) que por eso me decidí recurrir a él.
Como habrás podido comprobar en mi blog, mi pasión es la música (-la comercial, ya me entiendes) y viendo tu perfil musical, veo que coincidimos en la mayor parte de las referencias musicales que haces.Ya no somos tan minoritario¡
Bueno, un placer haberte conocido y espero que podamos seguir compartiendo nuestros aficiones.
Por cierto, estuve el viernes 20/07/07 en malaga en un concierto que dieron en la playa michael nyman bando y youssou n´dour,..ya he colgado las fotos que hice, pero en los proximos dia incluiré un comentario acerca de los conciertos y un video que grabé (con buena calidad) de la actuación de michael nyman.
Un saludo
jose

Guinda de Plata dijo...

Jose, gracias por acompañarme y me alegro muchísimo de que te guste mi blog, de verdad.

Mira, he puesto un link de tu blog en el mío, espero que no te importe. Si no lo deseas, ponte en contacto conmigo y lo quito.Tu página está bastante bien pensada, con las fotos,vídeos,las críticas y las fechas de los conciertos. Está muy bien estructurada y hecha.

Te escribo por cierto mientras oigo de fondo el vídeo que has colgado de Alasdair y Natalie. Esa pieza también la tocaron y me encantó.

Me alegra saber que compartimos gustos musicales. También me gusta mucho, aunque no lo haya puesto en mi extensa lista, Youssour N'dour, o Noa, de la que he visto que has puesto una fecha de un próximo concierto. La ví cuando vino al Pemán hace tres o cuatro años, quizá cinco, no recuerdo bien, y me quedé alucinada. Iría a verla de nuevo sin dudar.

También he visto que Dulce Pontes viene a Jerez. Me encantaría volver a ir a verla, como ya lo hice en el Falla, pero no sé si me será posible.

Te mando un beso fuerte y ya sabes, pásate cuando quieras por ésta tu casa.

Belén.

jose dijo...

Hola belen, pues me ha encantado la idea de que me incluyas en tu blog. No lo había pensado, pero me parece interesante incluir web amigas en los blog, así que como ya te considero amiga, pues he puesto tambien un link en el mío.
He actualizado la web con material y critica del último concierto al que asistí.
Por cierto, me gustan mucho las reflexiones que haces a diario.
saludos

Guinda de Plata dijo...

Hola, Jose, encanto.

Muchísimas gracias por incluir mi link en tu blog, es todo un honor, de verdad.

Sabes que esta es tu casa y me encanta que te pases por sus rinconcitos y habitaciones.

Gracias por tus piropos sobre mis reflexiones, es todo un honor que me leas y opines.

Gracias, de verdad.

Te mando un beso.

Belén.

Heredero de los Sueños dijo...

Que bonito saberte, en estos parajes, en estas misivas.

Hace un mes, también tuve el gusto de estar en una "Fiesta Medieval", como le fue llamada; música celta y una instrumentación increíble...

Voy disfrutando, como vuesa merced, de estos encuentros mágicos con los tiempos memorables... ¡desde donde provengo! (y el sábado, viví uno alucinante... ya contaré de ello en mi prado virtual... y entenderás porque la "alucinación").

Afectos, otra vez.

Guinda de Plata dijo...

Deseosa estoy de hallaros en vuestros parajes, contando todo aquello que vísteis y que os alucinó.

Suya afectísima,

B.

Template by:
Free Blog Templates