lunes, 21 de abril de 2008

Mis mil besos prestados


La inconsciencia eterna
de mil besos prestados
cuando en su momento
debí regalártelos, donártelos,
dártelos enteros,
que fueran una dádiva perpetua.


Así, ahora,
no me arrepentiría
y mi mochila no estaría tan llena,
tan insultantemente cargada
de mis mil besos prestados.
Preferiría
que no me los hubieras devuelto
y que te los hubieses quedado
para continuar, en tu soledad,
reviviendo degustándolos.

1 mordiscos a esta cereza:

Neander dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Template by:
Free Blog Templates