lunes, 1 de septiembre de 2008

September song






Para el Dr. Krapp, por lo mucho que sé que le gustan septiembre... y Sarah Vaughan.

Para que todos tengamos una feliz vuelta a la rutina.



Mientras se arreglaba frente al espejo, le vinieron a la memoria viejos conocidos: el olor a goma de nata, el chasquido del mechero de su padre que encendía un pitillo más mientras la esperaba para llevarla al colegio, la embriagadora fragancia de las rosas del jardín, la cara de su nuevo vecinito con el que había hecho tan buenas migas, el sabor a bizcocho de manzana que hacía su madre... También recordó los primeros pasos en el instituto, el desequilibrio encaramada en los tacones de vértigo, la música de moda que sonaba en su radiocasette, los pósters que regalaban las revistas para adolescentes. No le resultó extraño recordar los paseos vespertinos por la playa, cuando los bañistas tardíos iban dando paso a aquellos que querían recorrer la orilla con los pantalones arremangados y los zapatos en la mano. Las gaviotas recolectando los últimos restos, los chiringuitos con cuatro gatos apurando las últimas tardes veraniegas antes de desmontarse hasta el año siguiente, la noche echándose encima cada vez más aprisa.

Mientras se arreglaba frente al espejo, le apeteció poner un poco de música que le acompañara en esa primera tarde de un nuevo mes. Un mes que daba la bienvenida a un nuevo año, mucho más incluso que enero. Porque todo empezaba de nuevo, porque el oro dorado sustituiría pronto al verde radiante en las hojas de los árboles del parque, porque los niños se recogerían antes de la calle, porque comenzarían a repetirse las caras cansinas en los autobuses a primera mañana... y el ciclo comenzaría de nuevo.

September song. No podía elegir una mejor. Terminó de arreglarse, volvió a evocar el olor a goma de nata y el sabor del bizcocho de manzana de mamá, y, decidida a llevarse esa sonrisa a la calle, antes de salir apagó el equipo de música con un punto de nostalgia.

5 mordiscos a esta cereza:

Luis Antonio PÉREZ CERRA dijo...

Excelente regalo para celebrar el aniversario del Dr. Krapp y para los afortunados que tenemos acceso a tus "guindas". Un afectuoso saludo y bienvenida a la "marcha cotidiana"








2

Luna Carmesi dijo...

Frente a un espejo surgen muchas cosas.

:-)

Besos!

Dolores Serrano Cueto (Lola) dijo...

Magnífico, tanto tu relato como la canción, y por supuesto la cantante, la orquesta y !el trompeta!...!qué me gustaría tener uno de esos en casa!
Dr. Krapp estará contento.

Un abrazo

Dr.Krapp dijo...

Soy un puro desastre y me acabo de enterar ahora lo de tu recuerdo a este doctorcito, Guinda.
Llevo unos días entrando poco, -lo de las canciones en mi última entrada de mi blog me dejó K.O.- y ya casi estamos a 3 de septiembre.
Septiembre song: esa canción de Sarah es un prodigio de sensibilidad, Wynton se limita a acompañar generosamente sin hacer virguerías y hasta esos violines al final están muy bien. Septiembre es música, voz y el sentimiento de nostalgia que nos produce es soportable ya que está lejos de la ñoñería navideña "de los buenos deseos".
Para mi septiembre es también ese final maravilloso de Las Vacaciones de Monsieur Hulot con esa música tan conmovedora y que tanto tienen que ver con tu relato.
http://es.youtube.com/watch?v=HGapyb13q1E

Gracias Guinda una vez más por tantas cosas y saludos a todos.

Guinda de Plata dijo...

Mil gracias, amigos. Os deseo un feliz mes de septiembre.

Doctorcito, sabía que este mes te gusta mucho y por eso te lo dediqué especialmente. Y, por supuesto, también lo hice por la música de la divina Sarah.

Un beso crujiente de hojas de otoño para todos.

B.

Template by:
Free Blog Templates