domingo, 21 de septiembre de 2008

Mis (no) pretensiones







Hoy, con un cariño especial, para todos aquellos que sufren por un amor imposible.




No pretendo lastimarte
y por ello en mi ser oculto,
aunque en el fondo no te importe,
el desasosiego que me invade.

No pretendo que sufras,
y por ello me callo,
dulce mescolanza en mi pecho,
la alboronía de inquietudes
cuando (no) me miras y te veo.

No pretendo que me quieras
pues más fácil es la empresa
de abarcar el inmenso mar
entre los dedos, en las manos.

No tengo pretensiones.

Por eso te observo en silencio,
sombra lejana y ausente,
me conformo, me entristezco,
y, simplemente, sueño…

5 mordiscos a esta cereza:

Noray dijo...

¡Excelente! Creo que el verdero amor es entregarse a los demás sin pedir nada a cambio. Para construirnos nosotros, tenemos que hacerlo desde los demás.

No pretendo lastimarte,
no pretendo que sufras,
no pretendo que me quieras,
no tengo pretensiones,
sólo me entrego a ti
para que me gastes en construir
tus sueños y tu realidad
si es que así eres feliz.

Un beso

Guinda de Plata dijo...

Has captado la esencia de este pequeño poema hasta sus más últimos rinconcitos. No esperaba menos de un poeta con una sensibilidad como la tuya, Noray.

Besos, muchos y variados,

B.

Luna Carmesi dijo...

Expectativas en la penumbra...
Lagrimas que brillan...

Muchas historias... Semejantes casi siempre.

Besos.

MAMI dijo...

Noray de acuerdo, pero cuanto se sufre si no quieres ni pretendes hacer sufrir a tu amor al decirle la verdad.
Madre, creo que me he liado.
Me encanta este poema, es genial.

Guinda de Plata dijo...

No, Mami, creo que no te has liado. Creo simplemente que se trata de lo que dice Luna... Que son muchas historias y semejantes casi siempre.

Besos de cariño a las dos.

B.

Template by:
Free Blog Templates