viernes, 5 de septiembre de 2008

Barbate sigue llorando...




Hoy, hace justamente un año, se fue a pique el Nuevo Pepita Aurora. Salieron a faenar, a buscarse la vida, 16 pescadores -humildes, sufridos, hechos de mar y sal y viento como todos los pescadores-, y volvieron vivos sólo ocho. Otros cinco lo hicieron en tristes cajas de madera, pero el mar se convirtió en el aposento eterno de tres de ellos. Incluso del barco, que continúa durmiendo su desgracia en el fondo del Atlántico.

Barbate sigue llorando. Barbate quiere saber. Todos nos conmovimos por la espantosa tragedia y todos queremos, al igual que Barbate, saber qué fue lo que ocurrió aquel aciago día de septiembre. ¿Pudo haberse evitado, como dicen las viudas? ¿Qué pasó en los angustiosos cuarenta minutos desde que se lanzó el SOS de alarma por la radio baliza hasta que se supo del vuelco del barco? ¿Por qué no se aplicaron las conclusiones sacadas del naufragio anterior del O Bahía, con muchas similitudes con el Nuevo Pepita Aurora? ¿Y esas cuatro irregularidades que constató la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes Marítimos, no sirvieron de nada? ¿Dónde están los cuerpos de los tres infortunados marineros que faltan? ¿Realmente es tan complicado el rescate de los restos del buque, anclado en el fondo marino gaditano?

Sinceramente, espero que para el 5 de septiembre de 2009 ya se hayan rescatado esos tres cuerpos. Si no es así, y si continuan durmiendo su desgracia en el fondo del mar, y esta cajita de guindas sigue ofreciendo sus frutos a todo aquel que se acerque hasta aquí, prometo tener un recuerdo para ellos, que lucharon contra el mar por ochenta cajas de boquerones. No es justo que les olvidemos. Recuerden que Barbate sigue llorando...

2 mordiscos a esta cereza:

Luna Carmesi dijo...

Que importante.
Que importante seguir recordando.
No basta sin duda la novedad negra o la noticia desgraciada.
Hay que ir mas alla de las lagrimas ya pasadas.

Besos.
(Siento la ausencia de acentos... Es terrible este teclado de aeropuerto).

Guinda de Plata dijo...

Sí, como dices es muy importante seguir recordando, continuar teniéndolos en nuestra memoria. Por eso, como también comentas, hay que ir más allá de las lágrimas ya pasadas, y por supuesto intentar averiguar el porqué, ya no sólo por ellos y sus familias, sino para que no vuelva a ocurrir... nunca más.

Besos, linda. Espero que hayas tenido un feliz regreso.

B.

Template by:
Free Blog Templates