jueves, 7 de agosto de 2008

Una de piratas




Últimamente se está colando por la cajita de cerezas y guindas un ratoncillo de biblioteca y no saben ustedes la alegría que me da que lo haga. Porque sé que le encanta leer, porque me ha dicho que le gusta mucho mordisquear estas guindas, porque sé que tiene alma de libro.

Se llama Fco. Javier Castro y es un hombre que vive por, y para los libros. Y de una persona que ama tanto la literatura no se podía esperar otra cosa que no fuera escribir, ver plasmadas esas ideas, esos retales de historias que va urdiendo día a día.

Uno de estos magníficos resultados es "Los diablos del mar.(La maldición de la Burla Negra)" (Ediciones Absalon), su segunda novela y la primera escrita al alimón con Enrique García Luque. Ambos se propusieron, hace ya cosa de unos dos años y pico, enamorarnos de una historia trepidante y cruel pero a la vez preñada de emoción romántica y emociones de las otras, de las plagadas de aventuras e historia real.

Los diablos del mar, que está siendo un gran éxito de crítica y público, nos muestra la última aventura del pirata gallego Benito de Soto, que con tan sólo 25 años fue ahorcado en Gibraltar, siendo algunos de sus hombres ajusticiados en Cádiz. Muchos de ellos, por cierto, raspaban la veintena. Yo siempre había imaginado los piratas cuarentones o de cincuenta para arriba, pero se ve que muchos de ellos eran demasiado jóvenes. Demasiado para delinquir, demasiado para apoderarse de la riqueza de otros bergantines, demasiado para no saber frenar en el momento apropiado y por tanto, demasiado para que les venciera la codicia de un dinero fácil.

Por cierto, parece ser que Benito de Soto, el considerado último pirata español, fue en quien se inspiró Espronceda para su maravillosa "Canción del pirata".

Por otro lado, seguro que muchos de ustedes han oído hablar de los Duros Antiguos, el tanguillo que es el himno por excelencia de nuestro carnaval gaditano. Pues bien, se basó en un hecho real: la aparición de unas monedas en la playa de Cádiz. Muchos gaditanos se volvieron locos escarbando y sacando a la luz aquellos duros. Pues bien, en Los diablos del mar, se aporta una interesantísima teoría sobre la aparición de estas monedas, y es una de las bazas sobre la que juegan los autores para mostrarnos una historia de piratas, "una de piratas", realmente sorprendente, y emocionante.

Fui una de las privilegiadas en ser de las primeras en leer el manuscrito, pues por motivos de trabajo lo tuve en las manos para su corrección. Me enganchó desde el primer instante por su ritmo narrativo, por las varias tramas que en ella concurren, y por cien cosas más, y confieso que me emocionó tanto la bella historia de amor que aparece en el libro, como toda la historia de los abordajes, especialmente el que ocurrió contra el Morning Star.

No quiero (no puedo) desvelar más. Les invito a que se sumerjan desde la primera página en esta historia emocionante y maravillosa de Los diablos del mar. Búsquenla en su librería habitual o a través de http://www.edicionesabsalon.com/, y verán como me tienen que dar la razón.

Y a Javi y a Enrique, desearles una larga, larguísima singladura (nunca mejor dicho) llena de éxitos editoriales. Los personales, ya los tienen. Suerte, amigos. :-))

5 mordiscos a esta cereza:

Dr.Krapp dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr.Krapp dijo...

Leí hace tiempo algunas historias sobre Benito de Soto el célebre pirata gallego incluyendo una novela anterior sobre el mismo tema "La burla negra" escrita por José María Castroviejo:
http://www.todocoleccion.net/lote.cfm?Id_Lote=7132102
Por supuesto en cuanto pueda me hare con esta de Los Diablos del Mar.

Javier Castro dijo...

Muchísimas gracias por incluir "Los Diablos del Mar" en un rinconcito de tu golosa caja de cerezas y guindas. Resulta todo un placer que personajes como De Soto, Helen Field, Nadja o Reinaldo Leal formen una ínfima parte de un blog tan exquisito como este.
Por cierto, amiga Belen, tu "recorrido sentimental" sigue saliendo como rosquillas. Felicidades y un fuerte abrazo.

Guinda de Plata dijo...

Doctor, sí, ya había oído hablar de La burla negra, de Castroviejo, precisamente por Javi y Enrique, ya que me lo comentaron y además porque, si no recuerdo mal, se hace alusión a dicha obra en su novela.

Verás como te va a gustar cuando lo leas. :-))

B.

PD: Te escribo, doctorcito, mientras oigo una de esas maravillosas emisoras de jazz que me has recomendado...

---------

Javi, el placer ha sido para mí. De verdad. Porque sabes cuánto me gustó vuestro libro desde que empecé a corregirlo.

Y gracias por lo del blog exquisito, chiquillo... :-))))

B.

Guinda de Plata dijo...

Ah, y gracias por la felicitación por mi libro. Estoy muy, muy contenta de que se venda así de bien... :-))))))))))))

Template by:
Free Blog Templates