miércoles, 6 de agosto de 2008

Por todos ellos


"Estar cerca de la bomba y contemplarla mientras se convertía en un ente vivo, tan exquisitamente modelada que cualquier escultor se sentiría orgulloso de haberla creado, lo transporta a uno al otro lado de la frontera que separa la realidad de la irrealidad y nos hace sentir la verdadera presencia de lo sobrenatural". (William Laurence, periodista norteamericano al servicio de la Casa Blanca en 1945)





... Por tantos relojes que se detuvieron a las ocho y quince minutos de la mañana.

... Por las sombras nucleares que desde aquel día emborronaron el asfalto de la ciudad, convertida desde entonces en poblado fantasma durante muchos años.

... Por las siluetas que quedaron en las paredes como constancia de aquellos cuerpos pulverizados en una milésima de segundo.

... Por las terribles lágrimas de dolor espantoso cuando se hacían las curas.

... Por las deformidades de tantos y tantos recién nacidos, que sufrieron radiaciones en los vientres de sus madres.

... Por la sombra que quedó de una persona que, sentada en el escalón de un banco, esperaba apaciblemente a que éste abriera.

... Por los árboles carbonizados a 120 kilómetros de distancia.

... Por las cicatrices de los que quedaron y el líquido de aquellos que morían licuados por dentro.

... Por los iris amarillos de aquellos que sufrieron las "cataratas por radiación", incluso muchos años después.

...Por los 360.000 hibakusha que lograron sobrevivir en un primer momento a tan espantosa infamia. Los hibakusha son los sobrevivientes del bombardeo, que posteriormente sufrieron cáncer y múltiples deformidades físicas, amén del deterioro psicológico.

... Por los hibakusha que, a pesar de haber sobrevivido y tener que llevar la losa del padecimiento, también tuvieron que soportar el rechazo de los demás conciudadanos que pensaban que las radiaciones eran contagiosas.

... Por la ciudad yerma que quedó como un páramo desolado cuando minutos antes, todo era vida.

... Por la terrible impotencia de los médicos y enfermeras que se veían incapaces de detener o aliviar tanto sufrimiento atroz.

... Por los 250.000 muertos y tantos miles y miles de personas heridas.

... Porque nunca se nos olvide que el 6 de agosto de 1.945 fue el monstruoso día en que Hiroshima fue bombardeada, siguiéndole Nagasaki unos días después.










4 mordiscos a esta cereza:

belona dijo...

¡Por todos ellos!

Guinda de Plata dijo...

Así sea y que su memoria y su recuerdo nunca se diluyan en el olvido.

Muchas gracias, Belona, y bienvenida a la cajita. Disfruta con estas guindas.

B.

Dr.Krapp dijo...

Está visto que hay genocidios de primera y genocidios de segunda. La cuestión es que el Tribunal de la Haya ni ninguna otra organización internacional ha condenado en juicio público -aunque fuera postmortem- a los autores y responsable de tal atrocidad.

Guinda de Plata dijo...

Tienes toda, toda la razón, doctor. Tú, como siempre, tan sabio y racional. Da gusto leerte.

B.

Template by:
Free Blog Templates